Si bien su composición dependerá del tipo de piel y lesiones existentes, el tratamiento combina Láser Fotona e IPL para lograr mayor efectividad, con otras tecnologías entre las que destacan laserterapia, mesoterapia, ácido tranexámico (sustancia despigmentante) y/o terapia abrasiva química (peeling químico).
Si existen lesiones vasculares, se recomienda tratarlas en forma complementaria.