Generalmente el acné moderado y severo deja cicatrices como secuela. Para su tratamiento, generalmente se utilizan medicamentos orales y productos tópicos, sin embargo, lo más eficiente para borrar estas marcas de la piel es la aplicación de Láser Fotona, que logra una visible mejoría, desde un 30% a un 50% por cada sesión. Adicionalmente, la aplicación de láser promueve la regeneración y el rejuvenecimiento de la piel, para que vuelva a lucir tersa y radiante.