Tratamiento no quirúrgico para la sudoración excesiva que da excelentes resultados en zona axilar, palmar y plantar.

Consiste en la administración intradérmica de pequeñas inyecciones de toxina botulínica. Muy eficaz y con resultados notorios a partir del segundo día de aplicación. Es un procedimiento mínimamente invasivo que tiene una duración de 6 –8 meses, dependiendo de la zona tratada, y que mejora la calidad de vida de los pacientes.