Una piel hidratada es elástica, y por esto es capaz de resistir de mejor manera el paso de los años sin generar arrugas con cada movimiento facial.

Para este procedimiento se utiliza una máscara formada por fibras de colágeno que rehidrata, aumenta la turgencia y la flexibilidad cutánea. Su fórmula hidroactiva resguarda la piel contra las agresiones el medio, promoviendo su resistencia natural frente a los signos de envejecimiento prematuro. Su principal componente es el ácido hialurónico y ácido láctico con ceramidas. Belleza natural al alcance de todos.