Una piel hidratada es elástica y por esto es capaz de resistir de mejor manera el paso de los años sin generar arrugas con cada movimiento facial. Este tratamiento de Germaine de Capuccini ha sido concebido para salvaguardar la piel durante todo el día de la deshidratación y los agentes climáticos. Es un procedimiento de máxima actividad hidratante con la combinación de una cuidadosa selección de activos y una potente tecnología, usando ácido hialurónico con distintos pesos moleculares, microesponjas de ácido láctico, ceramidas, agua termal volcánica y texturas activas.